Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

31

«Fortuna iberica di un topos letterario: la corte di Costantinopoli dal Cligès al Palmerín de Olivia», in Studi sul Palmerín de Olivia, III, Pisa, 1966, pp. 102-103.

 

32

«Tirant lo Blanc: examen de algunas cuestiones», Nueva Revista de Filología Hispánica, XV, 1961, pp. 141-142.

 

33

Si bien Marinesco «no excluía» algún posible recuerdo referido a Roger de Flor, mantenía en Du nouveau discrepante con Riquer que a pesar de los puntos en contacto «le rude Roger de Flor est bien différent de l'élégant héros de Martorell» (p. 163), opinión que, por cierto, no modificará.

 

34

Vid. Agostino Pertusi, La caduta di Costantinopoli, Milán, 1976, I, Le testimonianze del contemporanei; II. L'eco nel mondo. Las palabras de Eneas Soilvio están en la carta dirigida a Leonardo Benvoglienti, embajador de Siena en Venecia, el 25 de septiembre de 1453. II, p. 64. La descripción que de Constantinopla y de la vida en el palacio del Emperador hace Pero Tafur en sus Andanças e viajes, constituye un retrato muy fiel de un imperio en decadencia, donde la angustia ante el nuevo poder de los turcos y el contraste permanente con el pasado son visibles en todas partes. Y no deja de ser significativo que el Emperador «quesiera mucho que yo me quedara en su tierra e me casara e asentara, e bien creo que lo fazie porque la çibdat es mal poblada e an mengua de buenas gentes d'armas». Ed. Marcos Jiménez de la Espada, Barcelona, 1982, p. 149.

 

35

Vid. Pertusi, Op. Cit.; Steven Runciman, La caída de Constantinopla, Madrid, 1973, pp. 178-197; Georg Ostrogorsky, Historia del estado bizantino, Madrid, 1984, pp. 544-562.

 

36

The Fall of the Byzantine Empire, A Chronicle by George Sphrantzes, translated by Marios Philippides, The University of Massachussetts Press, Amherst, 1980, p. 73.

 

37

Pertusi, I, p. 154.

 

38

Pertusi, I, p. 271.

 

39

Pertusi, I, p. 152.

 

40

Vid., por ejemplo, Leonardo di Chio, en Pertusi, I, p. 152. Y Mehmet Nesri, Libro che descrive il mondo, Pertusi, II, p. 263. Nótese que en los textos orientales Giustiniani es «el franc».