Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

121

Corpus: i. l., II, 4.092; vid mi Poesía popular española, página 449.

 

122

Corpus i. l., II, 4092; mi Poesía popular española, página 449.

 

123

Hispanos Deus aspicit benignus (Peri Stephanon, VI, 4).

 

124

Hacia el año 263, en el reinado de Galieno. El lugar donde se resolvió el problema del Imperio (bajo sus murallas se decidió la suerte de la República romana. España Sagrada, tomo XLVI, pág. 73).

 

125

Epist. I, verso 221, carta a Ausonio, de 393. Ausonio la adjetiva de párvula («párvula Ilerda») y nombra las ruinas que (obstruían) llenaban su antiguo solar: «Aut quae dejectis juga per scruposa ruinis arida torrentem Sicorim despectat Ilerda.» De la causa u origen de esta desolación, nada dice.-Entropio, Aurelio Víctor, Orosio, recuerdan la destrucción de Tarraco por los invasores germanos o francos en ese tiempo.

 

126

San Félix, uno de los 200 santos Félix que comprenden los antiguos martirologios.

 

127

Lafuente: Historia de la Iglesia en España.

 

128

Sapor, rey persa, alude a las bandas persas que dieron muerte al emperador Jullano en la desastrosa retirada de las armas romanas allende el Tigris, en Junio de 363.

 

129

Vid. sobre esto Historia de las Ciencias y de las Artes (Nerón, amatista o esmeralda).

 

130

Gastón Bonnier: II, 238, y sobre la Contemplación del cielo, I, 106, dice:

«Nons savons que la epectacle de la nature et surtout la contemplatión du siel luí a toujours cause les plus vives emotions...» «De mon enfance (nos dice él) je fus prís d'un amour violent pour les rayons del astre divin. Tout jeune, y élevais mon esprit vers la lumière êthéree, et non seulement je désirais fixer sur elle mes regards pendant le jour, mais la suit même, par un ciel serein et pur, je quittait tout pour aller admirer les beautés célestes. Absorbé dans cette contemplation je n'écontais pas ceux qui me parlaient et je perdais conscience de moi-même». (Juliano: Sobre el Rey-Sol, I.) Se reconoce en estas palabras (énnues) a aquel que, más tarde había de llamarse «el servidor del Rey-Sol.»