Selecciona una palabra y presiona la tecla d para obtener su definición.
 

51

Esta obra notable heredáronla los godos y los musulmanes, y ha seguido en funciones hasta el presente día. El conjunto se llama todavía canal de Piñana; y, prolongado, acequia, de Lérida.

 

52

Sobre sus atribuciones, vide Mispoulet, t. I, ps. 322-323.

 

53

P. Collombet, I, pág. 433.

 

54

Se conserva el texto de este epitafio. Corpus i. I., vol. VI, 1779, citado por Gaston Boissier, II, pág. 307.

 

55

Gaston Boissier, tomo II, págs. 259-264.

 

56

Es doctrina de San Agustín de Hippona. Suya también la denominación de Dii pii atque sancti; de civit. Dei, lib. X, 23; lib. XI, 1.

 

57

Valetudinarium (Duruy, V. 571: -Vedlo en Daremberg-Saglio, o en Marquardt, Mommsen. (=Enfermería, hospital).

 

58

Sócrates: tomo II, 42.

 

59

Años después, San Jerónimo se dolía amargamente, no del decreto, sino de que los cristianos lo hubiesen merecido. (San Ambrosio) apud Duruy carta 18; «Le legs d'une veuve chretienne aux prêtes des idoles est legal: celui qu'ella fait aux ministres de Dieu ne l'est pas...»

 

60

Dice Durny, VII, 451: «Los 33 obispos, italianos casi todos, del Sínodo de Aquilea, pidieron en una carta al emperador que hiciera cesar en Roma la rivalidad de Dámaso y Ursino «para devolver la paix a cette Église, tête du monde, d'on se r~rèpandent sur tous des respectables admonitions.» (Septiembre, 381. San Ambrosio. Ep. 11.) Como las iglesias de Oriente no se preocupaban de la Iglesia romana (Durny, VII, 451), ni San Basilio reconoce al Obispo de Roma ningún derecho particular (ibidem, pág. 450).